objetivos del servicio de ayuda a domicilio


El objetivo básico del SAD es incrementar la autonomía de la persona atendida y la de su famita o unidad de convivencia, para que aquélla pueda permanecer en su domicilio el mayor tiempo posible, manteniendo control sobre su propia vida.

 

El SAD se debe orientar hacia la consecución de los siguientes objetivos:

  • Conseguir cambios conductuales en la persona tendentes a mejorar su calidad de vida.
  • Facilitar a la persona usuaria la realización de tareas y actividades que no pueden realizar por sí solo, sin interferir en su capacidad de decisión.
  • Fomentar el desarrollo de hábitos saludables (alimentación, higiene, ejercicio físico…).
  • Potenciar el desarrollo de actividades en la propia casa y en el entorno comunitario, dentro de las posibilidades reales de la persona.
  • Aumentar la seguridad y la autoestima personal.
  • Potenciar las relaciones sociales, estimulando la comunicación con el exterior, y paliar así posibles problemas de aislamiento y soledad.
  • Mejorar el equilibrio personal del individuo, de su familia y de su entorno, potenciando los vínculos familiares, vecinales y de amistad. Favorecer los sentimientos positivos ante la vida, desterrando actitudes pesimistas y autocompasivas.
  • Adecuar la vivienda a las necesidades de la persona atendida.